Día a día vemos todo tipo de páginas web y así también vemos errores que nos molestan o directamente nos llevan a cerrar la pestaña. En esta entrada queremos evitar que cometas esos errores que causan la pérdida de un posible cliente y que suelen ocurrir con más frecuencia en el mundo del diseño web.

Objetivos no claros.

Siempre decimos que lo más importante es tener en claro la estrategia que vamos a utilizar en cada caso y las páginas web no son una excepción. Es normal desear contar todo lo que involucra a nuestra empresa, nuestra marca o idea, pero lo que más recomendamos es explicar el objetivo. No marear al lector con todo tipo de información e ir directo al punto de la página.

Tiempo de carga excesivo.

Un sitio web no debe tener menos de 5 segundos de carga para no aburrir al visitante y hacerlo cerrar la pestaña, dándole la oportunidad de buscar lo que quiere en otra página. Hay muchos factores que vuelven a una página lenta a la hora de cargar la información por lo que recomendamos optimizar las imágenes, usar fuentes en vez de iconos de redes sociales o disminuir las tipografías exportadas.

Diseño no responsive.

Si bien ya lo mencionamos y puede quedar repetitivo, queremos hacer especial hincapié en esto. La mayoría del público entrará a tu página desde un teléfono celular y, si le es imposible leer o navegar con facilidad, terminarán marchándose sin decir adiós.

Usar tecnologías obsoletas.

Muchas tecnologías que fueron usadas en su momento ya han sido reemplazadas, como es el caso de Flash. Recomendamos no agregar contenido Flash en los sitios ya que ralentizará la carga y, en muchos casos, los usuarios no podrán verlo debido al uso de navegadores que ya no lo soportan (Google ha confirmado que a finales de este año ya no estará disponible para Google Chrome).

Reproducir música.

Aunque parezca mentira, todavía existen páginas que reproducen música automáticamente, desde música ambiental hasta radios locales. No solo hace lenta a la página sino que también es bastante molesto para cualquiera escuchar una música que no han elegido y que casi siempre se reproduce en volumen alto.

No incluir formas de contacto.

En muchas ocasiones se nos olvida lo más importante en nuestra página: la manera de ser contactados. Formularios que no funcionan, botones imposibles de seleccionar o redes sociales que ya no existen o no están actualizadas son en este caso los items a evitar.

Tener una página web es un gran trabajo que implica tiempo, paciencia y conocimiento. En Anigamy sabemos cómo hacerlo, puedes hacer clic acá para saber más.

Share:
Written by Lucia Silva

Diseñadora Web.