A la hora de crear una página web la primera pregunta que uno se hace es si su página va a ser responsive. Nacen preguntas como “¿Es realmente necesario? ¿Es fácil? ¿Cómodo? ¿Productivo? ¿Vale la pena?” y para todas esas preguntas hay una sola respuesta: Sí, lo es.

Las modas en el mundo web nacen, se explotan y mueren todos los años y por un momento se creyó que el diseño responsivo iba a tener el mismo destino que las demás modas. Pero, por suerte, hoy en día todas las empresas deciden invertir en este cambio. El porqué es fácil y lo podemos dar en un ejemplo de lo más simple: hoy los usuarios navegan con sus teléfonos, smarts o tablets mucho más tiempo que en las computadoras de escritorio. Lo hacen en el transporte público, al comer o hasta antes de ir a dormir. Y al entrar a una página web en donde la navegación es lenta, hacer zoom o darle clic a botones pequeños… el usuario termina cerrando la página para elegir una con mejor navegación.

 

Anteriormente se creaban varias páginas para cada dispositivo, perdiendo así mucho tiempo y dinero para mejor experiencia de usuario. Al crear una página adaptable se evitan los contenidos duplicados que anteriormente eran perjudiciales para el SEO.

Las ventajas del responsive Design no son solo del diseño, la maquetación o la experiencia del usuario, sino que también es un nuevo requisito de Google para mejorar el posicionamiento. A la hora de elegir mejor posicionamiento en una búsqueda, Google prioriza una página responsive (dándole menos posibilidades a una página que no lo tenga o se maneje en tecnologías que ya no usamos, como Flash).

Con todas estas ventajas podemos decir que el responsive Design es una moda que llegó para quedarse.

En Anigamy somos conscientes de las ventajas del responsive Design, de la experiencia del usuario y la satisfacción de nuestros clientes. Si ahora respondes “” a la pregunta que hicimos al comienzo de la nota, es hora que conozcas nuestros servicios aquí.

Share:
Written by Lucia Silva

Diseñadora Web.